Un granito de arena: Energías renovables no convencionales

Mucho se habla sobre los diferentes recursos renovables y la importancia para el medio ambiente, pero ¿Sabemos realmente a qué nos referimos cuando hablamos de energías renovables no convencionales? Este tipo de energías, denominadas con las siglas ERNC, son aquellas que en sus procesos de innovación y explotación del recurso primario no se consumen ni se agotan, surgiendo así como una alternativa limpia, ilimitada y sobre todo amigable con nuestro ecosistema.

Dentro de este singular grupo de energías, podemos encontrar la eólica, la pequeña hidroeléctrica, la biomasa (materia orgánica de origen vegetal o animal), el biogás, la geotermia (uso del calor subsuelo), la solar y la energía producida por el mar (una de las energías con menos desarrollo), destacando 2 en particular: La energía eólica y la energía solar pues son las únicas de generación eléctrica.

Chile posee grandes fuentes de energía renovable no convencionales: niveles altos de radiación solar, vientos, y por supuesto, enormes masas de agua y por cierto que también contamos con fuertes cantidades de desechos agroindustriales, quienes son los encargados de entregarnos el biogás. Todas estas fuentes de energía están causando un ahorro neto de 83 millones de toneladas de CO2, según la Asociación Chilena de Energías Renovables (ACERA).

En KRAH, estamos conscientes del constante daño y desgaste que es sometido a diario nuestro medioambiente, y es por eso que mediante el uso de energías renovables no convencionales en la fabricación de nuestros productos, es que nos aseguramos de que la concientización en el medio ambiente y la creciente preocupación por el desgaste de recursos naturales, sean un factor preponderante en la decisión de utilizar un sistema de proceso productivo amigable, seguro y con un grado menor de impacto medio ambiental para nuestro planeta.

WhatsApp Llamar